InicioRecursosArtículosLas leyes del Reino: Multiplicar
ESTUDIOS BIBLICOS

Las leyes del Reino: Multiplicar

multiplicar

Las leyes del Reino: Multiplicar

Génesis 1.28
"Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra."

 

Multiplicarse: Aumentar, la palabra hebrea más común es rabah que significa multiplicar, sé númeroso, engrandecer. Básicamente, el vocablo expresa crecimiento numérico, como hecho y como proceso.

A veces rabah se refiere a aumentar riquezas y, en casos como este, el aspecto concreto siempre se especifica con claridad (Deuteronomio 8.13).

En Génesis 15.1, dónde Dios le dice a Abram: Yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande, aludiendo al hecho de que se multiplicaría en gran manera en todos sentidos.

Como matiz especial, el verbo multiplicar apunta al proceso de crecimiento. Sus hijos se fortalecen, crecen con el pasto (Job 39.4).

Rabah también puede referirse al producto final: Te hice crecer como la hierba del campo (Ezequiel 16.7).
De aquí podemos entender que multiplicar tiene que ver con un incremento en lo que tenemos o lo que hacemos.

Tomemos en cuenta lo siguiente:

¡Lo que soy, seré; lo que soy se multiplica!

¡Me multiplico de acuerdo al género que soy!

¡No puedo tener lo que no estoy dispuesto a sembrar!

¿Qué aprendemos acerca de multiplicar?

I. Para tener lo nuevo tengo que dejar lo viejo

¡Soy lo que he sembrado en mi mismo!

¿Recuerdas las cinco leyes del reino?

Génesis 1.28
No puedo seguir adelante si no estoy dispuesto a dejar lo viejo atrás.

¿Dónde inicia este proceso?

Génesis 1.2
Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Antes de la manifestación de las cinco leyes del reino, fue necesario poner orden, llenar el vacío y quitar las tinieblas.

¡El desorden es lo viejo!
¡El vacío es lo viejo!
¡Las tinieblas es lo viejo!
El apóstol Pablo aconseja lo siguiente:
Efesios 4.22-24

22. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,
23. y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
24. y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
¡No podemos ir más lejos de lo que somos!
¡La primer ley es Fructificad! Pero para dar los frutos de Dios debemos dejar los viejo atrás.
Malos hábitos
Amistades que contaminan
Contaminación espiritual
¡Cuatro etapas necesarias!
1. Sanidad interior
2. Liberación
3. Llenura del Espíritu Santo
4. Encontrar el propósito de Dios en mi vida

II. Nos multiplicamos según nuestro género

¡Lo que siembro cosecho!

Nos multiplicamos según el género que hemos conquistado en nosotros mismos. ¿Cuál es mi género? Soy lo que yo mismo conquisto. Dios dijo a Adán y Eva que dieran frutos. ¿Qué frutos? ¡Los frutos de Dios!
Esa esencia de Dios perdida en Adán, la recuperamos en Cristo. Este es nuestro desafío, ser como Cristo cada día. Somos transformados a su imagen por el Espíritu.
Cada día esa imagen será más visible. 2Corintios 3.18
Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.
Vemos como en un espejo… un poco distorsionado… pero luego veremos tal como es la misma gloria de Dios.
¡Me voy a multiplicar de acuerdo a las leyes propias del reino!
Si soy a la imagen de Cristo, voy a dar los frutos de Cristo, ahí está la clave del éxito.

1Juan 4.17b Pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

III. La multiplicación está relacionada con la fe
¡Las leyes del reino se cumplen!


La multiplicación es la segunda ley del reino y no puede estar separada de la fe. Recordemos la definición de la fe según el escritor a los hebreos. Hebreos 11.1-3

1. Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
2. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.
3. Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

Este pasaje es una ley poderosa en el reino y muestra la proyección de la fe en toda su plenitud. Veamos paso a paso estos tres versículos. Es la certeza de los que se espera. Certeza significa PLENA CONFIANZA ¿Qué es esto? No sabemos cómo, pero lo que creemos que llegará de cierto lo hará.

¿Sabes por qué?

¡Porque tenemos un Dios que le llama a las cosas que nos son como si fuesen (Romanos 4.17).

La convicción de lo que no se ve. Convicción significa SEGURIDAD.

¿Cómo lo entendemos?

Estamos seguros que lo que estamos esperando llegará. La fe da testimonios de lo que somos. Por la fe los antiguos alcanzaron testimonio. Se traduce testimonio como evidencia.

¿Qué quiere decir esto?

Que la fe es hacer evidente, clara y manifiesta nuestra forma de vida en Cristo. La fe es creer con la mente de Dios. De tal manera que podemos estar seguros de que todo lo que vemos fue hecho de lo que no se veía. ¡Esta es la fe de la multiplicación! ¿Qué sucede cuando esta ley de multiplicación opera en nuestra vida? 1Corintios 1.4-8

4. Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús;
5. porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia;
6. así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros,
7. de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo;
8. el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo.

1Timoteo 6.17 A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Cuando esta ley opera en nuestra vida, somos multiplicados a un nivel donde nuestra fe es el límite de nuestra multiplicación. Jesús dijo a dos ciegos:

Mateo 9.28-29 28.
Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. 29. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. Una mujer cananea pidió a Jesús que sanara a su hija endemoniada… aunque la oposición de sus discípulos impedía el milagro, la fe de la mujer fue más grande que todo obstáculo.

Al final Jesús le dice: Mateo 15.28 Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora. A la mujer de un flujo de sangre, enfermedad incurable para aquel tiempo, Jesús le dijo: Mateo 9.22 Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. ¿Por qué Jesús reprende con dureza a los discípulos cuando acudieron a él en medio de la tormenta pensando que se hundían? ¡Jesús les llamo hombres de poca fe! Jesús estaba esperando que los discípulos pudieran parar la tormenta como él mismo lo hizo. ¡De esto se trata la fe en la operación de la ley de multiplicación!

IV. Los resultados son producto de una vida de trabajo constante

¡No hay trabajo, no hay multiplicación!

No solo es tener fe, sino operar en ella con trabajo fuerte y constante. Dios tenía un plan grande para su pueblo. Darles una tierra que fluía leche y miel. El plan estaba diseñado en el cielo para ser ejecutado en la tierra. En el corazón de Dios estaba la prosperidad y multiplicación de su pueblo, era una promesa para Abraham, así que ahora era el momento de operar la fe. Dios le ordena a Josué: Josué 1.9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. Estas son definiciones de “esfuerces” Ser fuerte, ser duro. Esforzarse. Fortalecerse, consolidarse. Intensificarse, agravarse. Prevalecer. Quedar fuertemente atrapado, quedar enredado. Mantenerse dedicado a algo. Hacer fuerte, fortalecer. Ceñir, ceñirse fuertemente. Asirse de algo. Aferrarse a algo. ¡La fe siempre está ligada al trabajo diario! Mateo 11.12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. ¡Arrebatar el reino es arrebatar sus leyes! ¡Con violencia! ¡Multiplicar es invertir! Mateo 13.44 Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo. ¡Multiplicación es la unión de fe y trabajo!

V. El proceso de la multiplicación

¡Abraham edificó cinco altares!
El altar de los pactos

Génesis 12.7 Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.

Dios había hablado a Abram para que saliera de la casa de su padre y se fuera a otra tierra. Así que Abram tomo a su esposa, a su sobrino Lot, todas sus pertenencias y salió a la gran aventura con el Dios que le hablaba.

Es en este lugar la primera aparición de Dios a Abram, y la promesa que le da es: A tu descendencia daré esta tierra. ¡La respuesta de Abram fue hacer un altar!

¿Cuál era el propósito de este altar?

¡Sellar el pacto con Dios! Aquel era el lugar de pactos, el momento donde Dios le estaba dando la más grande de las promesas: Aquella tierra que estaba pisando sería para su descendencia. ¡Abram creyó aquella palabra y edificó el altar como señal de pacto con Dios!

¿Dónde edificó Abram el altar?

En Siquem que significa “Hombro”, en el “encino de More” que significa encino de adivinación. Este era un encinar que fue lugar sagrado de los cananeos. En este lugar algunos buscaban a dioses que no eran Dios, el verdadero Dios se le aparece a Abram para de aquí en adelante ser su “hombro” su apoyo, su fuerza, su todo. ¿Cuál era la promesa?

Génesis12.2
Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

El altar de la dirección

Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová (Génesis 12.8). Abram continuó con la aventura con Dios. Abram se detuvo en aquel lugar para edificar un nuevo altar para Dios. ¿Dónde edificó Abram este altar? Entre Bet-el que significa “casa de Dios” y Hai, que significa “La ruina”.

El altar de la adoración

Génesis 13.1-4
1. Subió, pues, Abram de Egipto hacia el Neguev, él y su mujer, con todo lo que tenía, y con él Lot.
2. Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro.
3. Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-el y Hai,
4. al lugar del altar que había hecho allí antes; e invocó allí Abram el nombre de Jehová.

Abram había subido a Egipto debido al hambre en la tierra. En Egipto Dios lo había enriquecido de una manera extraordinaria en ganado, plata y oro. Sin embargo, Abram sabía que aquel no era su lugar y regresó a donde había construido su segundo altar. Abram regresó a la casa de Dios.

Una vez más Abram invocó el nombre de Jehová. Las condiciones eran diferentes a la primera. Antes, había invocado a Dios buscando dirección, ahora, le invocó para adorarle y agradecerle por todo lo que estaba haciendo en su vida.

Abram estaba regresando al mismo lugar con las manos llenas, más que bendecido, era necesario detenerse en “la casa de Dios” para invocarle en adoración por que le había enriquecido.

El altar de la consolidación

Génesis 13.14-18

14. Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente.
15. Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.
16. Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.
17. Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré.
18. Abram, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí altar a Jehová.

Los pastores de Lot y Abram contendían por la tierra, así que era necesario que se separaran. No era sencillo, Abram estaba dejando que su sobrino siguiera su camino, habían pasado mucho tiempo juntos pero ahora era el momento de separarse.

Abram tenía todo el derecho de escoger hacia donde ir, finalmente Lot se había enriquecido gracias a la bendición de Dios sobre Abram. Sin embargo Abram le cedió el derecho a Lot para que tomara el camino que deseara. Abram iría hacia otro camino.

¡Dios recompensa a su siervo reafirmando sus promesas una vez más!

Génesis 13.17
Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré.

¡Este es el altar más difícil de construir! ¡Es el altar de la fe! Es en este lugar donde Dios probó el corazón de su siervo.

Aquí Abram recibió el título de la mano de Dios: fue llamado “padre de la fe”, aquí es donde probó conocer al Dios que puede resucitar los muertos, es aquí donde aprendió la obediencia ciega, esta fue la graduación de Abraham.

Dios deseaba graduar a Abraham, el título que le daría sería: Padre de la fe.

Era necesario construir un altar para sacrificar lo que mas quería, su único hijo, lo más preciado para él.

El examen final sería la obediencia plena, la confianza ciega en Dios.

¡Dame a tu hijo, tu único hijo!

Abraham sabía lo que aquello significaba, dar todo lo que tenía.

Abraham caminó lentamente hasta el lugar de sacrificio, no era nada fácil pasar aquel examen, la graduación de su universidad era lo más pesado que pudiera esperar.

El altar fue construido en el monte Moriah, que quiere decir monte donde destila mirra. Con mirra se fabricaba un aceite de unción muy especial. El monte del aceite era el lugar para graduar a Abraham. Fue en este lugar donde posteriormente fue construido el templo de Salomón.

¡El altar de la obediencia ciega! ¿Podremos construir un altar como este, donde estemos dispuestos a sacrificar lo que más queremos, lo que es número uno en nuestras vidas, lo que creemos que hemos conquistado, para darle lugar al que si es número uno en nuestras vidas?

Conclusión

Antes de pensar en una multiplicación debemos pensar en los frutos que estamos dando, recordemos que el poner orden, eliminar las tinieblas y llenarnos de Cristo precede al dar frutos. Seguramente la fe activará la multiplicación y veremos la gloria de Dios.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Reuniones

Domingos
Hora: 10 am a 12pm
Hotel Trypp, Via Veneto El Cangrejo, Bella Vista, Panamá

Martes
Viñas de mujeres 7pm
Viñas de hombres 7pm

Jueves
Viña empresarial 7pm

Viernes
Viñas familiares 7pm

Para mayor información, si quieres asistir a una viña llama al +507 203-0570 ó +507 69112853.

Ultimos tweets

Debido a un error, posiblemente de latencia en la conexión a Twitter, los tweets del usuario no pueden mostrarse.

Síguenos en Facebook

"Bienvenidos al Ministerio Apostólico Internacional Tiempo de Cosecha"
PETICIÓN DE ORACIÓN
"Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá."
Mateo 7:7
Copyright © 2014 Tiempo de Cosecha. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.
027404
Visitors Counter