InicioRecursosArtículosLas leyes del Reino: Sojuzgar
ESTUDIOS BIBLICOS

Las leyes del Reino: Sojuzgar

sojuzgar

Las leyes del Reino: Sojuzgar

Génesis 1.28
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

 

Deuteronomio 15.6

Ya que Jehová tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces a muchas naciones, mas tú no tomarás prestado; tendrás dominio sobre muchas naciones, pero sobre ti no tendrán dominio.

¿Qué significa sojuzgar?

Sojuzgar: Someter, conquistar, dominar con violencia. Tener poder sobre algo o alguien.

Tomemos en cuenta lo siguiente:

¡Tengo control de lo que yo mismo he conquistado!

¡No puedo gobernar lo que no he conquistado!

¡La conquista precede al dominio!

¡Antes de conquistar algo, debo conquistarme a mí mismo!

¡El espíritu violento conquista con poder!

 

¿Qué aprendemos acerca de sojuzgar?

I. Antes de tener dominio de algo, debo tener dominio de mí mismo

¡No puedo tener dominio de nada ni nadie, sino tengo dominio de mí mismo!

¿Recuerdas las cinco leyes del reino? Génesis 1.28

¿Dónde inicia este proceso?

 

Génesis 1.2

Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Cuando hemos puesto orden en nuestra vida, casa, matrimonio, negocio, podemos aspirar a operar en las cinco leyes del reino.

Cuando hemos dejado el vacio y nos hemos llenado de Dios, cuando nos convertimos a la imagen misma de Jesús, estamos listos para caminar en lo propósitos divinos y disfrutar de las leyes del reino.

Cuando hemos quitado las tinieblas de nuestra mente y corazón, estamos listos a caminar en la luz de Jesucristo.

¡No puedo ejercer dominio sobre nada ni nadie, sino tengo dominio de mí mismo!

¿Dominio dónde?

Cultura, hábitos, estructuras mentales, prácticas diarias.

Emociones, sentimientos, deseos, anhelos, sueños.

El ser humano tiene necesidades básicas:

1. Ser
2. Tener
3. Protección
4. Sobrevivencia
5. Reproducción

¿De qué debemos tener dominio? ¡De nosotros mismos!

 

1Corintios 6.12

Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna.

Hay muchas cosas que podemos hacer, regularmente vivimos por lo que nos satisface, lo que anhelamos y soñamos en la vida.

¡Pero muchas de estas cosas no nos convienen!

La respuesta a todo aquello que no nos conviene se llama dominio propio.

 

2Timoteo 1.7

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

¿Qué es esto? ¡Auto dominio! ¡Someter nuestros impulsos al control del Espíritu Santo!

 

Santiago 4.7

Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

El sometimiento es descasar en la verdad de Dios, saber que él desea lo mejor para nosotros en todo momento.

¿Me someto al mandamiento de Dios o a las satisfacciones de la carne?

 

Romanos 6.16

¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?

¡Soy esclavo de aquel a quien obedezco!

 

 

1 Juan 3.8-9

"El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios."

¿Esclavo de Cristo?

¿Esclavo de la carne?

¿Esclavo del diablo?

¿Esclavo del pasado?

¡No puedo dominar nada, ni nadie, si antes no tengo dominio de mi mismo!

 

 

II. Gobierno en nombre de quien soy gobernado

¡Sirvo a quien me gobierna!

¡Gobierno bajo quien me gobierna!

¡El que se gobierna a sí mismo, puede gobernar a otros!

 

2Samuel 23.3-4

"El Dios de Israel ha dicho, me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios.Será como la luz de la mañana, como el resplandor del sol en una mañana sin nubes, como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra."

1.Estaba Jesús echando fuera un demonio, que era mudo; y aconteció que salido el demonio, el mudo habló; y la gente se maravilló.

2.Pero algunos de ellos decían: Por Beelzebú, príncipe de los demonios, echa fuera los demonios.

3.Otros, para tentarle, le pedían señal del cielo.

4.Mas él, conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae.

5.Y si también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo permanecerá su reino? ya que decís que por Beelzebú echo yo fuera los demonios.

6.Pues si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿vuestros hijos por quién los echan? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.

7.Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.

8.Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee.

9.Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín.

10.El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.

Observa que Jesús está ejerciendo gobierno sobre el ejército de las tinieblas echando fuera demonios y sanando a los enfermos.

Los religiosos le criticaron diciendo que está asociado con un demonio llamado Beelzebú.

Jesús usa este hecho para explicar que para gobernar es necesario primero dominar.

Mientras que el hombre fuerte no es dominado, está tranquilo, ejerce control sobre las cosas que domina.

Pero cuando viene alguien más fuerte que él, lo domina y le quita lo que tiene.

¡De esto se trata esta ley del reino, ejercer dominio es ejercer autoridad!

El privilegio de esta ley se perdió en el pecado de Adán, pero en Cristo la estamos recuperando.

 

 

Romanos 5.17

Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

¿Qué es reinar? ¡Es ejercer dominio!

¡Gobierno en nombre de quien me gobierna!

Si somos gobernados por Dios, estamos gobernando por él y para él.

Si somos gobernados por la carne, gobernamos para la carne. Esto quiere decir que vamos a satisfacer la carne.

Si somos gobernados por las tinieblas, gobernamos para el diablo.

 

 

III. ¿Quién puede gobernar?

¡Gobernamos cuando somos gobernados!

¡Todos somos gobernados!

Por Dios.

Por nosotros mismos, la carne, nuestra naturaleza humana.

Por el diablo, la mercadotecnia, ocultismo.

Una persona que gobierna necesita ser gobernada.

Una persona gobernable por Dios es una persona mansa.

Una persona mansa es una persona que ha sido “amansada” o “domada” por Dios.

Una persona domada es una persona sometida… a Dios… a sus autoridades… a sí mismo.

¿Qué necesitamos? ¡Crecimiento! ¡Carácter, espiritual, palabra, unción!

Lo explicamos con este pasaje:

Gálatas 4.1-7

1.Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;

2.Sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre.

3.Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.

4.Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,

5.para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.

6.Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!

7.Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.

Para poder gobernar necesitamos crecer.

Dios no entregara el territorio a gobernar mientras que somos niños.

En la medida que crecemos Dios nos entrega mayores habilidades para gobernar con éxito.

¿Cómo podemos crecer?

Aprendiendo carácter

Conocimiento bíblico

Unción, presencia del Espíritu Santo

Practicando la pureza, santidad

Practicando un verdadero evangelio

Conclusión

¡Recordemos que las leyes del reino es un proceso!

En primer lugar, ponemos orden, sacamos las tinieblas y llenamos nuestra vida de Dios.

En segundo lugar, somos transformados a la imagen de Jesús para dar los frutos de Dios.

En tercer lugar, nos multiplicamos de acuerdo a los frutos de Dios.

En cuarto lugar, limpiamos el lugar para llenarlo de los frutos de Dios.

En quito lugar sojuzgamos, dominamos, gobernamos de acuerdo a los frutos que hemos establecido.

¡Este proceso se realiza con determinación y mucho esfuerzo!

¡Toma esta palabra como un rhema para ti!

Ester 4.14

Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?

¿Quién sabe si para esta hora has llegado al reino?

El propósito de Dios al haberte salvado es grande y poderoso.

Esfuérzate y sé valiente, arrebata lo que es tuyo.

¡Sojuzga, gobierna!

Cuando estamos dando los frutos de Dios, cuando nos estamos multiplicando, cuando estamos llenando la tierra, estamos listos para gobernar.

¡Gobernamos según los frutos que tenemos!

¡Tenemos dominio de lo que hemos conquistado!

¿Cuándo gobernamos? ¡Cuando hemos sometido!

¿Sobre qué gobernamos? ¡Sobre todas las cosas! ¡Salud, finanzas, familia, negocio, todo!

Para poder gobernar primero tenemos que tener dominio.

Dios nos promete: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios.

Dios levanta personas justas que gobiernen con temor de Dios. Las familias necesitan varones que gobiernen su hogar con temor de Dios. Nuestra ciudad, México lo necesita.

¿Cómo serán estas personas que gobiernen con temor de Dios?

Será como la luz de la mañana.

Como el resplandor del sol en una mañana sin nubes.

Como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra.

¡Necesitamos personas que gobiernen con el temor de Dios!

 

1Timoteo 5.17

Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

¿Cuál es nuestra postura ante las personas que gobiernan bien? ¡Honrarlos!

Observemos esta historia:

Lucas 11.14-23

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Reuniones

Domingos
Hora: 10 am a 12pm
Hotel Trypp, Via Veneto El Cangrejo, Bella Vista, Panamá

Martes
Viñas de mujeres 7pm
Viñas de hombres 7pm

Jueves
Viña empresarial 7pm

Viernes
Viñas familiares 7pm

Para mayor información, si quieres asistir a una viña llama al +507 203-0570 ó +507 69112853.

Ultimos tweets

Debido a un error, posiblemente de latencia en la conexión a Twitter, los tweets del usuario no pueden mostrarse.

Síguenos en Facebook

"Bienvenidos al Ministerio Apostólico Internacional Tiempo de Cosecha"
PETICIÓN DE ORACIÓN
"Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá."
Mateo 7:7
Copyright © 2014 Tiempo de Cosecha. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la Licencia Pública General GNU.
027035
Visitors Counter